Hoy en día, hay millones de usuarios compartiendo sus momentos de felicidad en las redes sociales a pura selfie. Instagram supera los 500 millones de usuarios, de los cuales 300 son frecuentes, y el servicio recibe casi cien millones de fotografías y vídeos por día. Un mercado que muchos proyectos independientes buscan ocupar, como el caso de AirSelfie.

Su misión para los usuarios no es muy admirable: es una variante compleja del palo selfie, y está diseñada para eso, para hacer selfies desde el aire. Se controla desde el teléfono móvil, e incorpora una función que estabiliza automáticamente el vuelo para tomar fotografías de 5 megapixels y vídeos FULL HD, dos especificaciones algo escasas a estas alturas del año 2016 y las fotos pueden ser transferidas al smartphone vía WiFi con ayuda de su app propietaria que también sirve para hacer volar el dron.

AirSelfie tiene un bonito diseño y aparente buena construcción, con cuatro motores sin escobillas, tarjeta microSD (4GB) y batería de 260 mAh que se carga con un cable de USB. Por suerte la funda la cual aterrizar el dron dispone de una batería que recarga el AirSelfie mientras está guardado en el bolsillo.

AirSelfie ya recibió los fondos que le permitirán avanzar a su fase de producción, y aún tiene un mes por delante. Sus responsables ofrecen varias opciones de compra, entra las que se destaca una que suma un powerbank al dron, pero quien busque la opción más económica deberá pagar 179 euros. Las primeras entregas, en marzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.