El punto débil que tienen los dispositivos móviles actuales, sobre todo los smartphones, es sus baterías. ¿Quién no ha maldecido el momento en que su flamante smartphone de 600€ no le aguanta la jornada laboral entera? ¿Quién no ha visto a gente aprovechando cualquier estancia por más de 30 minutos en una oficina, médico, etc. y enchufar el móvil a cualquier toma de corriente que se tenga cerca para cargar esa batería que tan pocas horas aguanta, aunque sea sólo un 5%?

Parece ser que este problema se verá próximamente resuelto, o eso creen los investigadores de la Universidad Virgina Tech, que ha diseñado un sistema que permite almacenar 10 veces más energía que las baterías de Litio que usamos hoy en día. Estos investigadores han descubierto que al descomponer almidón, primero en un complejo de azúcar llamado maltodextrina, y posteriormente en 13 enzimas, se libera una gran cantidad de energía, perfectamente aprovechable para dispositivos electrónicos.

Baterías-de-azucar-mejores-que-las-actuales1

YH Percival Zhang, profesor de ingeniería de sistemas biológicos en la Universidad Virginia Tech, ha explicado: «El azúcar es un compuesto de almacenamiento de energía perfecta de la naturaleza. Así que es lógico que tratemos de aprovechar este poder natural de una manera respetuosa con el medio ambiente para producir una batería.»

Este descubrimiento permitiría, según los estudios realizados, sustituir las actuales baterías en smartphones, tablets y dispositivos electrónicos en general, aumentando la autonomía de estos dispositivos y, además, reducirían el coste y la contaminación provocada por las actuales. Además, esta nueva «solución» no tiene riesgo de explosión ni es inflamable.

Todo el mundo que usa a diario un dispositivo electrónico portátil es consciente de la limitación que tiene el uso de sus gadgets a causa de su batería, y si termina siendo una realidad esta alternativa estaremos hablando de una evidente revolución tecnológica.

Pero si analizamos el problema des de una perspectiva más tecnológica, podemos observar que la curva de consumo de batería, en smartphones sobre todo, ha sido exponencialmente más grande que el incremento de energía almacenada en sus baterías, debido a que se ha querido dotar a estos aparatos con mucha más potencia de la que realmente se podría dotar si quisiéramos pensar en un equilibrio entre potencia consumida y potencia suministrada.

Sea como fuere, todo avance tecnológico referente al almacenamiento de energía siempre es buena noticia, y más si lo conseguimos hacer pensando, aunque sea mínimamente, en el medio ambiente. ¿Será este descubrimiento el futuro de las baterías para los aparatos electrónicos? O se aprovechará este incremento de energía para dotar de más potencia a los aparatos y volver a empezar con el problema?

De momento, esta solución sigue en estudio, y de acuerdo con el equipo de la Universidad de Virginia Tech, aun tendremos que esperar 3 años más para poder ver comercializada su solución.
baterias-azucar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.