Con la aparición de la telefonía móvil, un elemento de nuestro mobiliario urbano empezó a desaparecer: la cabina telefónica. Algo que hasta entonces era masivamente utilizado es difícil de encontrar en Barcelona (no así en Londres, donde las cabinas son una seña de identidad de la ciudad), salvo en algunas paradas de Metro y algunas calles donde se puede observar lo mal que les ha sentado el paso del tiempo (y el pobre mantenimiento).

En Nueva York parece que han encontrado un buen uso para las viejas cabinas además del de ocupar espacio y las han convertido en puntos de conexión Wi-Fi. Este proyecto, aún piloto, ha convertido 10 de las cabinas neoyorkinas en un hotspot Wi-Fi, con un alcance de 100 metros, con miras de extenderse a gran parte de las más de 10000 cabinas que hay repartidas por toda la ciudad. De momento, el acceso es gratuito, aunque se prevé que en un futuro el pago sea ver un anuncio o suscribirse introduciendo el email, algo parecido a lo que se hace en las Wi-Fi gratuitas de algunos Centros Comerciales de Barcelona.

Antes mencionábamos el servicio de Skype como algo que podría amenazar el nuevo uso que se hace de las cabinas. Precisamente es este servicio el que usan un nuevo tipo de cabinas telefónicas que han empezado a implantarse en el aeropuerto de Tallin, Estonia. Estas nuevas «cabinas de Skype», desarrolladas por AdTech permiten a los usuarios hacer llamadas gratuitas, ademas de mostrar anuncios como una pantalla de Digital Signage cualquiera cuando no hay nadie utilizándolas.

La cabina, de un estilo muy futurista, detecta presencia, así que cuando un usuario va a usarla le muestra la pantalla de log in automáticamente y cuando éste se va cierra la sesión (en caso de que el usuario olvidara hacerlo). He aquí un vídeo que muestra las maravillas de esta nueva cabina.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=CFnsHHL8DXM]

En este post acabamos de ver dos nuevas alternativas para las cabinas telefónicas: una dándoles un nuevo uso y otra reinventándolas (y aprovechando el uso del Digital Signage), lo que demuestra que, en estos tiempos en los que parece que todo esté inventado, hay que darle alas a la imaginación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.