Las empresas siguen innovando en el despliegue de los coches autónomos que se prevé que llegarán al mercado en el 2020. La compañía ARM han desarrollado un chip que se puede incorporar a los coches convencionales y también a los coches del futuro.

Las cámaras en los coches han aumentado considerablemente para mejorar la seguridad en la conducción. El chip de ARM nos ayudará a identificar algunos puntos que actualmente pasan desapercibidosdotar de inteligencia al vehículo para tomar decisiones al volante.

Sin duda un gran avance que nos ayudará a conducir de una manera más segura y evitar accidentes de tráfico. Un nuevo chip que pronto veremos incorporado en nuestros vehículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.