Teletrabajo y trabajo en remoto

En los últimos años, gracias al desarrollo de aplicaciones y la mejora de la velocidad de la ancha banda, se han multiplicados las opciones para realizar teletrabajo. Por supuesto, estas posibilidades dependen mucho del tipo de empresa y de puesto de trabajo. Pero sin duda la terrible situación que estamos viviendo actualmente va a llevar a muchas empresas a explorar estas posibilidades.

El teletrabajo requiere el compromiso de toda la empresa

Dejando de lado las diferencias entre empresas o roles dentro de la organización, para un teletrabajo “de oficina” realmente solo es necesario contar con conexión a internet y un ordenador adecuado a la actividad que se desarrolla. Parece fácil decirlo, pero las mayores barreras para el teletrabajo no son tecnológicas, sino culturales.

Así lo afirma el IMF Business School, que dice que el empresario español medio es aún reticente a implantar el teletrabajo, y que el primer paso para lograrlo es un cambio de mentalidad de los CEO. En la misma línea responde Javier García, profesor de RRHH de ICADE, quien afirma que para lograr implantar con éxito el teletrabajo, lo primero es “concienciarse” a todos los niveles, desde los directivos hasta los empleados de base.

En el caso de Admira, tenemos la gran ventaja de que sus directores están plenamente concienciados con los beneficios del teletrabajo. El trabajo en remoto es una opción habitual en la empresa que se pone a disposición del compañero según sus circunstancias. Algunos trabajan en remoto durante todo el año, lo que le ha permitido a Admira atraer y retener al mejor talento humano. El resto podemos ejercer esa opción puntualmente, lo que facilita enormemente cuestiones como la conciliación familiar entre los compañeros.

Herramientas que permiten el teletrabajo en una gran empresa

Muchos autónomos y freelances trabajan desde casa de manera muy eficiente, logrando además un gran reducción de costes. ¿Por qué debería ser diferente en una empresa con una gran plantilla? Como nos dice Expansión, es complicado si trabajamos en comercio o determinados sectores industriales, pero si trabajamos en el sector servicios la clave está en la coordinación y comunicación entre los miembros de esa plantilla. El Economista también señala algunas claves como establecer dinámicas de equipo, rutinas de trabajo e incluso saludar y despedirse como forma de favorecer una comunicación fluida.

En Admira, al contar con varios centros de trabajo y compañeros trabajando en remoto, muchas de estas dinámicas y rutinas ya estaban implementadas antes del confinamiento. Ello nos ha permitido seguir trabajando al cien por cien y con la mayor normalidad posible (dadas las circunstancias), garantizando el cumplimiento de los servicios con nuestros clientes. Para ello nos hacemos valer de un gran número de herramientas online, que nos permiten trabajar como si estuviéramos en una gran oficina en la nube. Vamos a ver algunas de ellas.

Estas no son las únicas herramientas en la nube que utilizamos en Admira (por ejemplo, usamos Holded para la facturación o Jira Atlassian como herramienta de control de desarrollos). Pero lo cierto es que trabajamos casi al cien por cien con aplicaciones cloud, independientemente de si estamos trabajando en la oficina o en remoto. Gracias a ello, la situación actual de confinamiento ha tenido una afectación prácticamente nula en la prestación de nuestros servicios.

Imagen | Unsplash: Tyler FrantaMadison Yocum.