El proceso de compra de un coche ya no es lo que era, por eso debemos integrar digital signage. Vemos un ejemplo con Ford.

Gracias a la nuevas tecnologías y aplicaciones cada vez podemos conocer con más profundidad el coche que queremos comprar y personalizar hasta el último detalle. Esto es lo ofrece Ford con su nuevo modelo F-150 en «Truth about trucks» una gran estrategia para vender coches.

Ford identificó que sus clientes querían algo más, no solo folletos informativos. Es por eso que, junto con Jackson Dawson, han elaborado un kiosko interactivo en el que los clientes pueden conocer a fondo el que será su nuevo vehículo. En este kiosko interactivo se pueden conocer todas las características y el porqué de la elección de un determinado material, entre muchas otras cosas. También ofrece comparaciones con los competidores y actualizaciones constantes de los cambios que suceden en el mundo del motor.

Además, los usuarios pueden crear su propio coche personalizando el color, la calidad de los materiales, la estructura, el motor… Por otro lado, gracias al canal de digital signage de la marca, pueden ver vídeos de diferentes situaciones y conocer como responde el coche al respecto.

Sin duda, se trata de un cambio de paradigma en el que no es el anunciante quien interrumpe el cliente mostrándole todas las cualidades del vehículo sino que es el propio comprador el que muestra interés por todas aquellas características que le parecen más importantes y por las que realizará la compra.

En el vídeo veréis el kiosko interactivo al completo y todas las funcionalidades que ofrece:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.