El desarrollo del 5G es una de las claves del desplegué del IoT y el objetivo de grandes compañías para el próximo lustro.

La conectividad ha sido uno de los principales ejes temáticos del Mobile World Congress. Y su profecía la ha encarnado un 5G que se espera que se convierta en realidad en el 2020. La circunstancia viene propiciada porque se prevé que para el próximo lustro habrá 38.000 millones de dispositivos conectados y, claro, es necesario dotar al venidero Internet de las Cosas de una conexión rápida y eficiente.

EL 5G implica mucho más en si mismo, representa las oportunidades de construir nuevos modelos de negocio, un aspecto en el que coinciden los expertos del congreso y que ponen en valor las aplicaciones y servicios que se puede construir sobre él. Así es como los representantes de la industria han hecho hincapié en que su desarrollo responda a un estándar global que debe ser escalable, arquitectura abierta, así como, software y hardware open source.

Entre los ojetivos destaca alcanzar una latencia inferior a los 5 milisegundos o una densidad de hasta 100 dispositivos por metro cuadrado. Siendo varios los sectores que se verán implicados en el desarrollo de esta tecnología, el documento insta a reunir fabricantes y operadores para identificar las prioridades de espectro.

Ciertamente se trata de los primeros pasos de la industria para conectar el mundo. Los expertos tienen claro que en los próximos 5 años trabajaran en desarrollar tecnologías para el espectro del 5G. En el Mobile World Congress, quedan instauradas las bases de la profecía del 5G.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.