Lopifit es el nombre de este singular vehículo. El desplazamiento no es pedaleando, sino andando, de modo que podemos ir erguidos como lo hacemos al andar en una de esas cintas manteniendo lo que puede ser una postura más cómoda.

El vehículo no se trata de una bicicleta eléctrica, sino que es un híbrido entre cinta y bici con una asistencia eléctrica. Según explican y muestran, ir con ella no requiere ningún aprendizaje más allá de tener en cuenta algunos aspectos como la posición de los pies al iniciar la marcha.

El desplazamiento corre cargo tanto de la ‘bici’ como del usuario, aunque sí existe un modo crucero que permite dejarse llevar por la acción del motor. En cuanto a su autonomía, una carga completa da para unos 95 kilómetros a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

Las Lopifit están disponibles en seis colores tanto en Europa como en Estados Unidos. Tienen pagina web y desde ahí pueden realizarse el pedido, cuyo coste final son 2.420 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.