Antes de trazar un estrategia para una experiencia omnichannel en el punto de venta es importante tener en cuenta algunos aspectos. El objetivo de las marcas es reducir la brecha entre online y offline pero para ello es importante que los clientes entiendan su función.

En la actualidad las personas tienen muchos canales de interacción bajo la influencia de los medios sociales, la movilidad, la geolocalización y el hecho de estar constantemente conectados permite una experiencia sin fricción que armoniza la experiencia. Ese es precisamente el objetivo del omnichannel, que el cliente esté conectado con su entorno mientras interactúa con los diferentes canales de una manera natural y sin darse cuenta. Solo de esta manera conseguiremos el verdadero omnichannel.

Para una mayor eficiencia de nuestra estrategia debemos transformar la cultura corporativa y su organización. Laurent Simon, CEO de Smart Traffik, aconseja que una vez obtenida está formación podemos empezar a implementar puntos de contacto en línea que conducirán a los clientes a las tiendas para complementar la experiencia omnichannel en físico.

Otro aspecto muy importante que deben tener en cuenta la empresas es ponerse en el lugar del cliente y asegurarse que la experiencia está en el blanco durante todo el proceso de desarrollo. Por ejemplo una mala conexión del lugar puede generar retrasos en la descarga de contenidos con la consecuencia del desinterés del cliente.

El mayor desafió que tiene las empresas es crear soluciones en base a las necesidades de los usuarios y que estas puedan ser adaptables y flexibles. Para crear una experiencia omnichannel debemos pensar como nuestros clientes para conseguir su mayor implicación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.