Fue a principios de 2010 cuando la terminal Tom Bradley en el Aeropuerto Internacional de los Ángeles (LAX) empezó un largo recorrido para cambiar su imagen. De la mano de Sardi Design, especializado en la creación de entornos inmersivos y Moment Factory, un estudio canadiense que se especializa en el diseño de producciones en entornos multimedia, han creado un ambiente inconfundible en LAX.

Usando diferentes elementos como la torre del espacio de 22 metros,

1

dos filas de 10 columnas LED de 8,5 metros que incluyen vídeo y sonido y reaccionan al paso de los viajeros,

2

un “storyboard” en el que aparecen imágenes de paisajes y escenas de Los Ángeles y otras ciudades emblemáticas

3

y tres enormes pantallas LED han conseguido captarla atención de todo el mundo.

4
5

6

Con casi 600 m2 de pantallas LED el coste de las instalaciones se estima en más de 20 millones de dólares.

Este proyecto es un claro ejemplo de integración usando una atmósfera inteligente que devuelve a los pasajeros la magia de viajar.

¿Qué os transmite?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.