Cada mes solemos presentar alguna propuesta sobre Realidad Aumentada (o AR, de sus siglas en inglés, Augmented Reality).

La Realidad Aumentada se define (según Wikipedia) como «un conjunto de dispositivos que añaden información virtual a la información física ya existente, es decir, añadir una parte sintética virtual a lo real. Esta es la principal diferencia con la realidad virtual, puesto que no sustituye la realidad física, sino que sobreimprime los datos informáticos al mundo real«. En mi opinión esta entrada (aunque no la definición anterior) parece quedarse solo en el aspecto visual, en superponer información (texto, imágenes) sobre lo que estamos viendo.

En efecto, eso es lo que creo que todos entendemos por RA actualmente: tener un objeto, mostrarlo a una cámara o «escanearlo» con el móvil y que «mágicamente» aparezca información o algo para interactuar con la vertiente virtual de ese objeto (ejemplos de esto serían el WonderBook de PlayStation 3, del que ya hablamos en su momento, el LiveActionAR o el uso de pantallas transparentes para mostrar información).

Sin embargo, la Realidad Aumentada es mucho más. Cualquier elemento virtual que aporte un «extra» a las sensaciones que captamos con nuestros sentidos es Realidad Aumentada (por definición, como la de la misma Wikipedia), sea visual, sonoro, táctil (como Revel, de Disney Research, que permite que objetos «planos» se puedan sentir como si tuvieran textura) o incluso olfativo o gustativo (me viene a la cabeza el intento infructuoso de la Olorvisión).

Esto nos abre las puertas a todo tipo de aplicaciones: sin ir más lejos, Revel puede ser muy interesante, por ejemplo, para catálogos o para exposiciones, además de juegos y demás. Han aparecido «gadgets» como el AR Drone, un helicóptero teledirigido (a través de un Smartphone) que tiene varios juegos basados en RA y quién no conoce o ha usado alguna aplicación de Realidad Aumentada para Smartphone.

De ahí podemos pasar a GPS directamente embebidos en el parabrisas del coche (con indicadores de la velocidad y demás, como si fuera el HUD de un videojuego) o, lo que más me ha gustado personalmente hasta ahora, la propuesta de Google (que ya tiene un tiempo, pero de la que no habíamos hablado): Project Glass.

En el siguiente vídeo se puede ver cómo sería un día usando varios de los servicios y aplicaciones que nos podría ofrecer la Realidad Aumentada. Como es lógico el vídeo lo pinta todo muy bonito (sin publicidad por ninguna parte, cosa que dudo que ocurriera con las gafas de verdad por quién hay detrás del invento), pero la idea es que la Realidad Aumentada bien aplicada nos puede ser de gran utilidad.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=9c6W4CCU9M4]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.