La gamificación es un tema del que quizás hayamos oído hablar pero, ¿sabemos realmente lo que significa?

La gamificación parte de la idea de aplicar las máximas de juegos en un entorno de trabajo con el fin de mejorar la productividad o motivación de aquellos que la usan.

Cada vez son más las empresas que se centran en metodologías como esta para mejorar la productividad de sus trabajadores. Es posible que más de uno la haya usado en su lugar de trabajo sin sin darse cuenta.

Si bien el término juego es algo que a muchos les puede tirar para atrás, ya que diversión y trabajo parecen dos términos antónimos, lo que pretende esta metodología es dar una herramienta a aquellos que la usan para mejorar en su día a día, no solo aumentado su productividad, sino ayudando a que la persona mejore a la par que se sienta motivada a mejorar.

Según estudios realizados, se ha concluido que jugar permite aprender mucho más rápido que con otras metodologías existentes. Solamente hace falta ver la velocidad con la que aprenden los niños o los gorilas. Así que ¿por qué no aplicar esta máxima a la hora de trabajar?

Pero la gamificación es algo que no se puede imponer, y que debe ser atractivo para que las personas lo usen, sino acaba realizando el efecto contrario desmotivando a los que lo usan.

Estas mismas personas que usan este tipo de sistemas (cada vez más centrados en aplicaciones móviles o sites) lo que buscan generalmente es una gratificación personal. No tanto a nivel de lo que obtendrán, sino motivados por ver que el sistema les ayuda a mejorar ellos mismos.

Muchas empresas utilizan este tipo de sistemas para generar una competición alocada entre los diferentes componentes de su equipo. Sin embargo, algunos opinan que estar en tensión constante es un error ya que puede provocar estrés con todo lo que eso implica.  Por esta razón, muchas empresas optan por crear una gamificación cooperativa, dónde se premia la unidad del equipo, y por tanto, los resultados obtenidos al trabajo conjunto.

Actualmente ya existen muchas aplicaciones y plataformas que intentan nutrirse de esta ventaja de la gamificación para mejorar la productividad como ya he comentado. Sin embargo, aún hay mucho campo que explorar en este sentido, y sin duda, es un planteamiento que no tiene marcha atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.