Científicos de la Universidad de California en Riverside, en Estados Unidos, han desarrollado un material que promete revolucionar la tecnología con que se fabrican las pantallas de nuestros smartphones. El nuevo inventó es capaz de repararse por sí mismo y además es conductivo lo cual podría integrarse en las pantallas de nuestros dispositivos.

El material tiene un apariencia similar a una especie de goma o plástico y además su coste es bastante bajo. Los investigadores realizaron diversas pruebas con el nuevo material, entre ellas la habilidad de repararse a sí mismo de cortes y rayadas. Además después de romper el material por la mitad este automáticamente se volvió a unir en menos de 24 horas. Otro de sus beneficios es su alta resistencia ya que puede estirarse hasta 50 veces su longitud original, según las conclusiones del estudio.

Estos beneficios hacen especialmente prometedor su integración en las pantallas de los ‘smartphones’ como manera de prevenir roturas por caídas. En declaraciones a Bussiness Insider, Chao Wang ha afirmado que el material autorreparable podría lanzarse al mercado en el 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.