En 2014 la tecnología del Internet of Things adquirió mucha potencia y no a nivel de hardware y de integración de circuitos, si no para los datos, las personas, los procesos y cómo conectarlos a todos entre sí.

Lo que está demostrando el IoT en estos últimos años es que las posibilidades de este mercado pueden ser adaptables a todos los sectores. Un informe de Everis, indica que la proyección del IoT prevé que en 2017 crecerá un 20% la inversión hacia esta tecnología.

En un mundo rodeado de Smartphones, tables y wearables entre los usuarios, todos los sectores intentan afrontar nuevos modelos de negocio con la adaptación de la tecnología para mejorar su relación con el cliente.

Un sector con todas las posibilidades abiertas y un mercado poco saturado donde las empresas centrarán sus esfuerzos en la capacidad de innovación. Sin duda será un gran año de crecimiento para el Internet of Things.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.