En los últimos Juegos Olímpicos en Sochi se instaló un cubo gigante de 2.000 m2 que incorporaba una «fachada digital de cinética».
En el pabellón adjunto se instaló una cabina donde los visitantes se tomaban fotos que luego se enviaban y aparecían en la fachada de más de 125 metros cuadrados y 11.000 globos de cristal y en relieve colocado a una altura de 8 metros que producía un efecto 3D nunca visto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.