Día a día los avances tecnológicos crecen exponencialmente y, en la medida que podemos, intentamos mostrarlos en este blog. En este caso, os queremos presentar uno de los últimos avances en la tecnología médica: unas gafas de uso quirúrgico que ayudan a localizar células cancerígenas. Este dispositivo, desarrollado por la Universidad de Washington (Saint Louis) hace que sea más fácil localizar las células afectadas de cáncer gracias a un sistema de iluminación.

Tras inyectar a los pacientes un tinte especialmente diseñado para resaltar el tejido celular afectado por el cáncer, las gafas iluminan la cantidad de tejido canceroso para facilitar a los cirujanos su extracción. De esta forma, se podría reducir el índice de segundas operaciones para eliminar el cáncer, que en pacientes con cáncer de mama es de un 25 por ciento.

«Aún estamos en las primeras fases de desarrollo de esta tecnología, y está previsto que se haga un desarrollo más preciso y se pruebe de manera más amplia, pero estamos muy alentados por los beneficios potenciales para los pacientes«, ha declarado la cirujana mamaria en la Universidad de Washington Julie Margenthaler a Science Daily.

Estos beneficios van desde el dolor asociado a una segunda intervención para eliminar el tejido cancerígeno hasta la ansiedad que genera en los pacientes una operación de este tipo.

Otro invento similar es iKnife, que fue desarrollado por el doctor Zoltan Takats. El ‘gadget’ médico consiste en un bisturí equipado con un espectómetro de masa que corta las células cancerígenas y ya está siendo usado para salvar vidas en el Reino Unido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.