Algunos investigadores de la Universidad de Stanford han presentado una nueva batería que se recarga completamente en un minuto. Esta batería, además de su rápido tiempo de recarga incluye aspectos que también podrían revolucionar el mundo de la electrónica.

Esta nueva batería soporta hasta 7500 cargas sin perder su capacidad de almacenamiento, frente a las 1000 cargas que aguantan la mayoría de baterías convencionales. Se podrá utilizar para artículos de electrónica personal pero también para almacenar volúmenes de energía mucho mayores. El nuevo modelo utiliza un ánodo de aluminio en lugar de litio que  evita los problemas de inflamabilidad de algunas baterías basadas en ese elemento. Además de esta mayor seguridad, sus autores explican que la batería tendrá mayor estabilidad  y evitará los apagados repentinos. Por las características físicas del aluminio, también podrá usarse en los futuros dispositivos flexibles.

Aún no hay fecha prevista para su implantación y su uso comercial aunque todo apunta a que podría ser un avance electrónico revolucionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.