«Ahora NO podemos parar» es el claim de la nueva campaña de Unicef para ayudar a redimir la mortalidad infantil en África. Si el «qué» ya es interesante el «cómo» lo han hecho no tiene desperdicio.

En la pantalla digital solo podemos ver dos cosas: los ojos cerrados de Iridé, el niño de Burundi que protagoniza la campaña, y con una proposición «Ayúdanos a seguir salvando vidas enviando UNICEF al 28028». Solo cuando alguien decide colaborar los ojos del niño se abren y el contenido de la pantalla digital cambia y aparece un enorme «gracias».

Gracias a la cámara integrada en la marquesina podemos ver las reacciones de los viandantes en el siguiente vídeo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.