La tecnología lleva aplicándose a la agricultura hace más de 50 años. Las nuevas soluciones ofrecen a este sector convertir los problemas en oportunidades y hacer frente a nuevas demandas, como la sostenibilidad.

En la actualidad existen diversas herramientas que ayudarán a los agricultores a optimizar más su trabajo y producción. Un buen ejemplo de esta transformación digital que está experimentado el sector agrícola es la utilización de drones. A través de este dispositivo el agricultor puede detectar un área que podría estar infectada por algún insecto. A través de su tablet y en tiempo real, puede saber cómo de extenso es el problema. Los drones han supuesto una ayuda para controlar grandes áreas de cultivo.

La aplicación de softwares también está presente en el sector realizando funciones como la de automatizar el riego. La impresión 3D también ayuda a optimizar el trabajo creando recambios de maquinaria que harían retrasar el trabajo.

Estas son algunas de las tecnologías que actualmente están más presentes en el sector. En los próximos años veremos aumentada la implementación de nuevas  soluciones para mejorar el trabajo en el campo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.