Livall es un casco ‘inteligente’ que, además de incluir un sistema de iluminación para mejorar la seguridad de los ciclistas, apuesta por la integración de otros sistemas de audio y voz, e incluso un sensor G de tres ejes, para ofrecer una experiencia mucho más completa y acorde al futuro que nos espera.

Como muchos otros dispositivos similares, el casco Livall es la extensión física de una aplicación específica para dispositivos móviles iOS y Android que nos permite manejar todas sus funciones. Mediante un mando instalado en el manillar y el obligado ‘emparejamiento’ con un smartphone compatible, podemos controlar las múltiples funciones del casco: desde activar el sistema de iluminación (incluyendo indicaciones de giro), contestar llamadas telefónicas, hasta comunicarse con otros cascos Livall a modo de walkie-talkie e incluso escuchar las canciones almacenadas en nuestro dispositivo.

Tiene tanto leds frontales como traseros, funcionando estos últimos como intermitentes para indicar todas las maniobras a los coches que llevemos detrás. El acelerómetro de tres ejes tiene una función fundamental si tenemos una caída: si el ciclista permanece inmóvil tras un cambio brusco en las fuerzas, automáticamente el casco mandará la alerta al móvil y éste un mensaje de emergencia a los contactos deseados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.