Esta semana empieza la instalación la nueva red DooH en la capital británica formada por 1.000 pantallas de 84 pulgadas. Las pantallas de doble cara se instalarán en las marquesinas de autobús de las áreas de mayor concentración comercial como por ejemplo Oxford Street o Covent Garden siguiendo lo que se conoce como el «customer journey». Por lo tanto las pantallas se ubicarán en los lugares estratégicos habitualmente recorridos por los consumidores.

Mediante el Digital Signage se pretende llamar la atención de los compradores, turistas y residentes que estén andando por las principales avenidas de la capital para así conseguir rentabilizar el impacto de los mensajes de los diversos anunciantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.