Tan solo hace falta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta que estamos rodeados de robots que invaden nuestras vidas. Por ese motivo el parlamento europeo es la primera institución en proponer una regulación para estos aparatos que revolucionarán las sociedad.

El informe propone regular varios temas principales: la responsabilidad civil y legal de los robots, la creación de una agencia europea encargada de ellos, la privacidad de los datos que almacenan, la inclusión de un código ético y la posibilidad de establecer un impuesto por utilización.

El objetivo es lograr el difícil equilibrio entre la necesidad de establecer unas pautas regulatorias mínimas y no crear una sobrerregulación que frenaría a la industria europea y la dejaría atrás en esta carrera decisiva para el futuro. «No se trata de ponerle trabas a la innovación, sino de que la industria europea sea útil», ha concluido la redactora del informe Mady Delvaux. Para ello es necesario entender que no se trata de construir una sociedad para los robots, sino para los humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.