http://www.total-media.es/blog/tot/wp-content/lvespadaler.jpg

He leido con sorpresa este post en el blog de TotalMedia con referencia a una columna de opinión de La Vanguardia (si soy de esos que lee en la pantalla del ordenador… también habría que cerrar Internet ;•) ante todo declarme poco imparcial para opinar sobre este tema, porque obviamente no soy objetivo (16 años poniendo “pantallitas”) me desacreditan en este sentido.

Pero dicho esto, hay cuatro puntos que comenta el señor Anton Espadaler que no tienen desperdicio:

1.- Es fundamental diferenciar entre «pantallas» en ámbito público y privado. En el segundo, por desgracia para la gente que le incomodan las pantallas, existe la libertad de hacer lo que cada uno quiere en su propia casa y si a la tienda X le apetece poner pantallas, pues … (hay un truco que sería cambiar de fruteria/banco/tienda de ropa etc.. ;•) En el caso del ámbito público pueden estar tranquilos, porque Paisatge Urbá y sus homólogos en el resto del estado, se encarga de regular perfectamente las iniciativas que tienen sentido de las que no.

2.- Coincido plenamente en el augurio de que “no me extrañaría nada que quisieran aumentar su campo de acción e instalar pantallas en las principales calles”, sin duda una predicción que firmaría el mismísimo Nostredamus :•) y los que también conocemos y hemos estado en Shibuya, nos dimos cuenta de que el “bobo” que puso allí las pantallas, NO QUERIA QUE NADIE SE PASASE LA TARDE MIRANDO ¡! El muy egoísta, estudio el tiempo de paso de los transeúntes y ajusto la duración de los contenidos al mismo, para con malas artes intentar enviar un mensaje en uno de los puntos más transitados de Japon y así conseguir aumentar las ventas de la gente que allí se anunciaba… ¿se puede ser más maquiavélico?

3.- En cuanto al escudo de lugares muy destacados del mundo ya tienen soluciones parecidas … que decir (estoy absolutamente seguro de que tiene fotos en Times Square o en Trafalgar) y doy fe de que los mejores arquitectos del siglo XXI (supongo que son los que hacen la “arquitectura anodina y reciente”) combinan perfectamente la tecnología con la arquitectura y La Pedrera no tiene nada de que preocuparse, seguirá estando maravillosamente en el Paseo de Gracia, para disfrute de todos (incluso de los raros que no nos molestan las pantallas ;•)

4.- Y por último, y es literal (no me lo puedo creer, esto debería ser el titular de La Vanguardia ) «da la impresión de que los publicitarios creen que al personal hay que llenarle la cabeza de mensajes«… y yo pienso ¿puede haber gente tan retorcida? ¿Quieren enviar mensajes a la gente?¿tendrán algún tipo de intención oculta? … anuncios en el punto de venta. Creo que a los publicitarios deberían ser expulsarlos del país, con las pantallas a cuestas ja,ja

Para acabar lo que más me duele es que este tipo de opiniones (no es la primera vez que lo oigo en todos estos años) salgan de gente que después se les llena la boca, con la investigación , el desarrollo y la innovación. Por fortuna el Ayuntamiento y la Generalitat en este caso por proximidad (pero el resto del Estado está actuando de forma similar) en su mayoría hace caso omiso y están llevando a cabo iniciativas en este sentido tremendamente eficaces y de interés público.

Estoy convencido de que hay matices que podría hasta compartir (hay pantallas que no deberían estar) pero confío tanto en la máquina de ordenar lo eficiente y destrozar lo ineficiente que es el capitalismo, que no creo que sean necesarias las cruzadas antipantallas ni nada parecido, aunque respeto la opinión de todo el mundo y tomo nota.

Pd.- Como pase por delante del museo Picasso y vea la pantalla de leds, le va a dar un ataque :•)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.