Investigadores de la Universidad de Tokyo han creado una piel electrónica que permite implementar pantallas en la mano. Para ello han desarrollado una piel optoelectrónica de apenas unos 3 micrómetros de grosor, compuesta por LEDs de polímeros luminiscentes y fotodetectores orgánicos, capaz de mostrar números o letras.

El material es tan flexible y fino que puede ponerse en cualquier parte del cuerpo, resistiendo cientos de arrugas y estiramientos sin romperse. Así, es capaz de funcionar durante varios días seguidos, mucho más de lo que consiguieron anteriores proyectos.

piel electrónica

Sin embargo, aún tiene sus limitaciones. Para proteger los LEDs, desarrollaron una película protectora que se coloca encima de la piel electrónica y que mantiene a raya al oxígeno y al vapor de agua para evitar que los componentes se oxiden.

Además, necesita energía eléctrica externa para funcionar, aunque en el futuro tal vez sería posible que este tipo de hardware funcione con la energía que produce nuestro propio cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.