Podo es una mini cámara creada para tomar autorretratos o fotos pegándola a cualquier superficie. La idea es sencillamente una mini cámara como puede ser la de tu smartphone, aunque con unas lentes y sensor más grandes, que se pega a las superficies gracias a una goma especial que lleva en su cara posterior y con la que puedes tomar fotos usando de visor y de disparador tu móvil.

Puedes pensar que no hay mucha diferencia entre esta cámara y las cámaras de acción más compactas como la GoPro Session, la Polaroid Cube o la HTC Re Camera; pero además del precio muy inferior, la magia de la Podo está en su sencillez y su tamaño mide sólo 3 x 3 x 4,5 cm. Tiene un sensor de 5 MP y una batería que le permite grabar hasta una hora y media en calidad 720p. En el frontal tiene un anillo de luces LED aunque estas no sirven de flash y tiene una memoria de 8 GB. La cámara se conecta con Bluetooth y puedes ver la imagen desde el smartphone y disparar directamente o con un temporizador.

Sin duda se trata de la segunda evolución del producto que antes costaba unos 100 dólares. Se espera que las primeras unidades se empiecen a distribuir en febrero y su precio de venta en comercios será de 79 dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.