El videomapping es una tecnología que resulta difícil de explicar con palabras. La definición más formal lo define como un método de proyección sobre superficies irregulares, donde un video o contenido en 2D o 3D se adapta a la superficie creando reproducciones audiovisuales. Su capacidad para reproducir contenidos en cualquier superficie desde una fachada hasta un florero la hace un potente herramienta a tener en cuenta.

Para crear nuestro videomapping lo primero que debemos escoger es la superficie la cual queremos proyectar nuestro contenido. El tamaño no importa, pero si el tipo de superficie que podemos aprovechar para sacarle más partido, como por ejemplo: si proyectamos sobre un coche tendremos que tener en cuenta las llantas, la puerta, espejo, etc. El tipo y tamaño de la superficie determinarán el equipo de proyección necesario. Los servidores de videos son los encargados de unir la proyección, el software de reproducción y el contenido con el objetivo de controlar la mayoría de aspectos técnicos. Finalmente el contenido no son más que los videos que hayamos elegido para incorporarlos a nuestro videomapping.

El videomapping tienen muchísimas aplicaciones. Importantes compañías como  Admira ya han empezado a usar esta tecnología en el sector retail para transmitir a los clientes una experiencia única en el punto de venta. En el prototipo de smartboutique que presentó la empresa en la Roca Village los visitantes pudieron experimentar con está novedosa tecnología.

Una herramienta con una variedad de opciones impresionante que las empresas ya han empezado a utilizar en múltiples sectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.