Las ciudades inteligentes cada vez parecen estar más cerca de la realidad. El avance de las nuevas tecnologías han propiciado un gran avance en soluciones para crear una infraestructura más inteligente mejorando nuestro día a día.

En las ciudades del futuro nos despertará un reloj que tendrá en cuenta nuestra ruta al trabajo por si es necesario levantarnos antes por alguna incidencia en nuestro trayecto (atascos en la ciudad, un accidente..). Mientras esperamos el autobús nos conectaremos a la conexión wifi gratuita que nos ofrecen. De esta manera el conductor del autobús sabrá cuánta gente está esperando en la parada y si es necesario un transporte adicional. Durante el trayecto cargaremos nuestro smartphone a la conexión USB que incorpora el bus para no quedarnos sin batería.

De camino al trabajo nuestro smartphone nos indica que cambiemos de recorrido por alguna incidencia en nuestra ruta normal. De repente recibimos una videollamada de nuestro jefe que nos indica que debemos asistir a una reunión de urgencia. Así que nos dirigimos a llamar un taxi a través de una app.

Este es tan solo un ejemplo de cómo puede transformarse nuestro día a día en los próximos años. Aunque parezca surrealista las nuevas tecnologías son capaces de realizar todas estas funciones y muchas más que aún están por venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.