Un equipo de investigadores del MRC London Institute of Medical Sciences ha añadido la inteligencia artificial a la medicina. El objetivo es detectar la esperanza de vida a los afectados por enfermedades del corazón e indicar el tratamiento óptimo para el paciente.

Para poner aprueba su sistema el equipo realizó un estudio analizando los datos acumulados durante 8 años de trescientos pacientes. Lograron acertar en un 80% de los casos los pacientes que vivirían un año más, frente a un 60% obtenido por los médicos.

El sistema permitiría a los doctores proporcionar el tratamiento adecuado a los pacientes que lo necesitan en el momento adecuado. Puesto que la inteligencia artificial es capaz de analizar los parámetros anormales y dibujar un escenario de futuro con una gran precisión consiguiendo que los médicos puedan actuar en consecuencia. El uso masivo de datos ha comenzado ya a aplicarse médicamente en el tratamiento del cáncer, en el que la información a lo largo del tiempo juega un papel clave.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.