La isla volcánica de Ta’u es la más oriental de las islas de la Samoa Americana. Situada casi en mitad del Pacífico, a 6.500 kilómetros de la costa de California, sus 600 habitantes dependían hasta ahora de generadores eléctricos y de la llegada de combustible diésel para disponer de electricidad, suministro que no siempre estaba garantizado. En el último año, sin embargo, SolarCity y Tesla han desarrollado en la isla de Ta’u una red eléctrica local basada principalmente en la energía solar.

Tesla se ha sacado de la manga una instalación solar capaz de producir 1,4 megavatios mientras que el conjunto de baterías, formado por 60 Powerpacks, se encarga de almacenar la energía procedente del sol hasta un máximo de tres días. SolarCity, filial de Tesla, acaba de anunciar que el proyecto está finalizado y en marcha

Tesla demuestra así la viabilidad de su modelo energético, pero también evidencia su debilidad. La mayoría de las regiones y ciudades del mundo tienen más de 600 habitantes, y también tienen muchos menos días soleados al año.

La energía solar es una fuente viable para el autoconsumo a pequeña escala, pero por ahora en la mayor parte del mundo, con más población en climas menos propicios o más cambiantes, la energía solar tiene que complementarse con otras fuentes de energía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.