¿Funciona el ejercicio que haces? Esta es la pregunta a la que quiere dar respuesta la pulsera de actividad TomTom Touch. Como si de una báscula analítica se tratara, este dispositivo permite conocer el porcentaje de grasa y masa muscular del cuerpo. También utiliza lo que se conoce como BIA o análisis de la impedancia bioeléctrica para obtener esta información: una corriente eléctrica inocua recorre el cuerpo y, según la resistencia que encuentre en el camino, determina esos datos.

Los valores que proporciona son solo aproximados. Su utilidad reside en la capacidad para controlar su evolución en un periodo determinado de tiempo, con el objetivo de comprobar si una rutina de ejercicio o una dieta son efectivas y ayudan a perder grasa. Además, y para que sea realmente práctica, hay que tener en cuenta que la composición corporal varía a lo largo del día en función del ejercicio, la comida e, incluso, del nivel de hidratación. Por ello, es recomendable realizar la medición a diario a la misma hora; incluso los expertos sugieren hacerlo nada más levantarse.

Los resultados no se muestran en la pantalla de este wearable, por lo que es obligatorio recurrir a la app TomTom MySports para realizar su seguimiento, así como el del resto de valores que mide: los pasos, la frecuencia cardíaca en reposo, las calorías quemadas, el sueño… De ellos, ofrece la misma información que otros dispositivos del mercado, con excepción del caso del sueño, algo más básico de lo que estamos acostumbrados. Y es que solo informa sobre el número de horas, sin especificar cuáles de ellas han sido de sueño ligero o profundo, o el número de veces en las que se ha interrumpido.

La pulsera en sí misma posee un tacto engomado y se ajusta a través de un sistema en el que se introducen dos pequeños pines en unos agujeros que posibilitan ajustar el wearable al tamaño de la muñeca. Es bastante seguro, aunque no termina de ser cómodo de poner y quitar.

Un aspecto interesante es que su batería se recarga a través de un puerto microUSB, por lo que no se depende de un cargador específico. Ofrece una autonomía aproximada de tres días, que se antojan algo escasos para las funciones que ofrece y considerando que la pantalla está apagada casi todo el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.