Investigadores de la universidad estadounidense Georgia Tech han desarrollado un tejido que funciona como fuente de energía con materiales comúnmente utilizados que son baratos de hacer y respetuosos con el medio ambiente. Que permitiría, por ejemplo, cargar la batería del móvil con solo llevarlo en el bolsillo del pantalón.

La combinación de dos tipos de generación de electricidad, a través de la luz solar y del movimiento del viento, en un solo tejido allana el camino para el desarrollo de prendas que podrían proporcionar su propia fuente de energía para alimentar dispositivos tales como teléfonos inteligentes o sistemas de posicionamiento global.

«Este textil de energía híbrida presenta una novedosa solución a los dispositivos de carga al aire libre a partir de algo tan sencillo como el viento que sopla en un día soleado», dijo en un comunicado Zhong Lin Wang, profesor en Georgia Tech.

Para hacer la tela, el equipo de Wang utilizó una maquinaria textil convencional para tejer juntas células solares construidas a partir de fibras de polímero de peso ligero con nanogeneradores triboeléctricas basados en fibra. Los nanogeneradores triboeléctricos utilizan una combinación del efecto triboeléctrico y la inducción electrostática para generar una pequeña cantidad de energía eléctrica a partir de movimiento mecánico tales como la rotación, deslizamiento o vibración.

El tejido soporta varios usos, aunque todavía está en fase de mejora y sus responsables esperan seguir trabajando en la durabilidad a largo plazo, además es económico y respeta el medioambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.